Publicidad Por Zonabarrios
DeporteDestacadaYoga

Power yoga, nuevas tendencias y mejor calidad de vida

Zonabarrios organizó un encuentro de yoga a cargo de la instructora Fabiana García. En esta nota descubrimos sus beneficios y aprendemos que vivir con plenitud está al alcance de todos.

Fabiana García es instructora profesional de yoga desde hace 14 años, Se formó en Estados Unidos y vive en la comunidad de Colinas de Carrasco, donde desarrolla parte de sus actividades.

¿En qué consistió la actividad y a quién estaba dirigida?

Fue una oportunidad para informarse y conocer el power yoga, el yoga terapéutico (neurogenic yoga) y la práctica del mindfulness. La idea fue promover estas alternativas dentro de la disciplina y anunciar las clases que comenzarán a realizarse periódicamente en la zona de los barrios privados de Canelones. Esta actividad estaba dirigida a toda la comunidad y abierta a todo público a partir de los 15 años.

¿Cuáles son los fundamentos de la práctica del power yoga y en qué se diferencia de otras ramas?

Power yoga es un mix de distintos estilos de yoga: Ashtanga, Hatha y Vinyasa. Tiene la fuerza del primero, el balance del segundo y la fluidez del tercer estilo. Comencé a aplicarla en Estados Unidos por sus múltiples beneficios en relación con el estilo de vida. La diferencia con otras ramas es que tiene más exigencia física y apunta a que las personas no se limiten, pierdan el miedo y puedan ver el crecimiento y la fuerza que pueden comenzar a crear en su cuerpo y su mente; siempre al ritmo de cada practicante. Con el paso del tiempo se va notando la evolución y se va ganando en fuerza y resistencia.

¿Qué aporta la práctica del yoga terapéutico? ¿Quiénes deberían practicarla? ¿Cómo y donde comenzó esta variación del yoga?

Neurogenic yoga es sumamente sanadora. Hay que vivir la experiencia para entender de qué se trata. Surge de un método creado por el doctor David Berceli que se conoce por sus siglas en inglés Tension Release Excercise (TRE). Desde el inicio, Berceli lo aplicó en países donde había guerras, hambre y situaciones traumáticas en extremo, como forma de mitigar ese dolor o esas tragedias, trabajando con personas que experimentan o experimentaron situaciones traumáticas constantes, tales como soldados, bomberos, policías, médicos, y por supuesto, sobrevivientes de catástrofes o desastres naturales. Se trata de un conjunto de ejercicios diseñados para intervenir en situaciones de trauma o estrés crónico. Durante más de dos décadas Berceli recorrió países como Israel/Palestina, Sudan, Uganda, Kenia, Yemen, Egipto y Líbano. La práctica que desarrolló fue recopilada en varios libros donde explica, entre otras cosas, como practicar TRE en casa para que finalmente el cuerpo responda desprendiendo todas las tensiones de los músculos a través de un temblor. En conclusión, es una forma de recuperarse del estrés que vamos acumulando a través de los añ Berceli enseñó sus técnicas a dos profesoras de California, Estados Unidos, para que ellas lo adaptaran al yoga con posturas y respiración propias de la disciplina. Luego de vivir personalmente esta experiencia con una de esas instructoras, incorporé las rutinas a mis clases. El estrés afecta nuestros cuerpos en situaciones que pueden ir desde un accidente a tensión laboral o cotidiana en el hogar. Todas estas circunstancias van generando síntomas a nivel físico y psicológico que se traducen en dolor crónico, ataques de pánico, insomnio y otras afecciones.

Todas las personas pueden practicar el neurogenic yoga, pero el abordaje del instructor es muy personal, puesto que hay situaciones de salud más delicadas que otras. Lo recomiendo mucho a quienes hayan vivido episodios traumáticos en la niñez por ejemplo, que hayan pasado etapas muy estresantes o realicen trabajos donde se maneja mucha tensión.

Mucho se habla de los beneficios del mindfulness ¿Cómo podemos incorporarla a nuestras vidas y qué podemos obtener de estas técnicas?

Mindfulness es estar en plena conciencia. Es ser testigos de lo que estamos viviendo y haciendo, en el momento que está pasando. Para quien lo puede experimentar es maravilloso. A diferencia de la meditación, hace que podamos disfrutar lo que estamos haciendo. Actualmente lo aplico mucho en ámbitos laborales por ejemplo, donde el resultado es ver a la gente más feliz y por tanto mejorando su rendimiento o productividad. También se puede aplicar a la vida diaria, mientras estamos cocinando o tomando un té, leyendo e incluso manejando. El beneficio principal es vivir con plenitud cada cosa que uno hace.

POWER YOGA ES UN MIX DE DISTINTOS ESTILOS DE YOGA: ASHTANGA, HATHA Y VINYASA.

 

Para dar un ejemplo de cómo se vive el mindfulness: si estamos tomando una taza de té, es sentir el calor de la taza, el contacto del líquido en los labios, saborearlo, sentir los movimientos de las manos, la posición del cuerpo si estás sentado, el contacto con la silla, los pies en el suelo y el espacio físico en el que estamos. Si uno logra estar en plena conciencia de lo que está sucediendo, no tendremos pensamientos, que siempre pasan en pasado o en futuro; en el aquí y ahora, en el presente, no hay pensamiento. En general, la gente no vive de esa manera, ni repara en esas cosas. Muchas veces tomas toda una taza de té sin darte cuenta, porque los pensamientos te llevaron a otro lugar y no pudiste disfrutar el momento. Practicar esta disciplina nos da la posibilidad de disfrutar a pleno, además de ser de mucha ayuda para dormir, entre otras cosas, como disfrutar de una comida o de cualquier otra experiencia que habitualmente no disfrutamos; privándonos de la posibilidad de sentirnos bien.

Fabiana García está vinculada al yoga desde sus 26 años, tiempo en que vivía en Estados Unidos. Tras un ataque de pánico le recomendaron practicar estas disciplinas y desde el comienzo sintió como mejoraba su calidad de vida. Su propia experiencia la llevó a ser instructora y desarrollarse en esta profesión. En 2005 comenzó sus estudios en Yoga Works, un estudio de yoga en Nueva York con sede en Manhattan. Además de esa formación hizo talleres de yoga regenerativa y yoga terapéutica (neurogenic yoga); y siempre está aprovechando las oportunidades de experimentar más y más en el tema. En 2011 ya en Uruguay, el objetivo fue promover un estilo de yoga un poco más intenso —lo contrario a lo que se practicaba localmente— que era más bien pasivo, para personas mayores o con poca movilidad; limitado en ejercicios y más enfocado al público femenino. Entre sus primeras experiencias en el país, colaboró con las divisionales juveniles del club Wanders, impartiéndoles clases de yoga como parte de su entrenamiento y preparación física. También se incorporó al ámbito empresarial con yoga laboral, conocido como pausas activas: descansos de aproximadamente 15 minutos donde se realizan estiramiento y respiración; da clases para la tercera edad y tiene grupos que funcionan tres veces por semana en Colinas de Carrasco, donde reside; además de organizar talleres puntuales como el que promovió Zonabarrios. Otro tipo de abordaje, más terapéutico, es el que desempeña en el Centro Aconcagua, un espacio para rehabilitación de drogas y adicciones.
Publicidad
Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Te sugerimos también

Close
Back to top button
Close
Close